// // //

Tenemos que proteger los bosques nativos: La deforestación en Santa Fe

La deforestación en Santa Fe, una de las 23 provincias de Argentina, hasta hace poco mostraba cifras elevadas. La pérdida […]

La deforestación en Santa Fe, una de las 23 provincias de Argentina, hasta hace poco mostraba cifras elevadas. La pérdida de bosque nativo en esta región era aguda. Sin embargo, desde hace aproximadamente cuatro años, esto ha cambiado.

Los bosques nativos son aquellos que no han sido intervenidos por el hombre o que no han sido perturbados en sus procesos biológicos. La deforestación de estos bosques para realizar otras plantaciones es una amenaza para millones de especies – la especie humana incluida.

La deforestación amenaza la seguridad alimentaria, y genera contaminación del aire al no poderse generar oxígeno suficiente que capture el CO2. También, esto acelera el cambio climático y deja sin hábitat a más del 70 por ciento de especies de animales y plantas que los habitan.

Argentina es uno de los países que ha generado una mayor tasa de deforestación debido a actividades de ganadería y siembra de cultivos oleaginosos. En el año 2014, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) advirtió que allí se producía el 4,3 por ciento de la deforestación global. Además, durante la primera década del siglo XXI, la deforestación fue la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino.

¿Qué ha pasado con los bosques nativos en Santa Fe?

Hasta 2018, Santa Fe era reconocida por ser una de las provincias con mayor cantidad de deforestación en el país. Entre 2007 y 2018, Santa Fe perdió más de 32 mil hectáreas de sus bosques a causa de la deforestación, según cifras del Gobierno argentino. En la década del 70, como en otras provincias, también hubo una intensificación de los cultivos de soja en Santa Fe, que empieza a competir por el suelo con la ganadería extensiva.

En 1937, Santa Fe contaba con más de 37 millones de hectáreas de bosques nativos, según el primer censo agropecuario nacional. Esta cifra disminuyó considerablemente a 33 millones en 1998. Es decir, en 61 años, se perdieron más de cuatro millones de hectáreas de bosque nativo.

En 2007, se hablaba de un cambio en el paisaje del departamento 9 de Julio al noreste de Santa Fe. En esa época, se afirmaba que se podían apreciar más cultivos de soja que bosques, y se evidenciaba una pérdida de la biodiversidad en este sector de la provincia.

 foto de deforestación en Santa Fe

Sin embargo, en los últimos años, esta provincia ha disminuido considerablemente la deforestación de sus bosques. Esto es de acuerdo con cifras del Sistema de Alerta Temprana de Deforestación. Incluso, hubo cero alertas de deforestación reportadas en Santa Fe entre el 16 y el 23 de marzo de 2022.

¿A qué se debe la disminución en la deforestación de los bosques de Santa Fe?

La disminución en la deforestación de bosques nativos en Santa Fe se puede presentar por distintos factores. Algunos son producto de acciones gubernamentales y ciudadanas, pero otros pueden deberse a que ya no quedan tantos bosques nativos en esta provincia.

La superficie total de bosques nativos es de menos de dos millones de hectáreas. Esto fue identificado en 2019 en la última actualización del mapa de ordenamiento territorial de bosques nativos de Santa Fe. En otras palabras, hay 31 millones de hectáreas de bosque nativo menos que en 1998.

Pero, la protección de los bosques nativos que quedan en la provincia de Santa Fe también se debe a acciones emprendidas por organizaciones ambientales, gubernamentales y ciudadanas.

Leyes de protección y conservación en la provincia de Santa Fe

Desde el 2018, la ley provincial del árbol ha declarado como actividad de interés público la conservación del arbolado en todo el territorio. Esta norma prohibe la extracción y la tala de ejemplares o cualquier otra intervención que cause daño a los mismos.

Por otro lado, existe la ley de presupuestos mínimos de protección ambiental de los bosques nativos. Esta ley establece categorías de conservación de los bosques por colores, de acuerdo a los valores de conservación (rojo, amarillo y verde). De acuerdo con este código, se establece qué tipo de actividades se pueden desarrollar en los bosques y las sanciones para quienes no cumplan con lo estipulado.

Sistemas de alerta temprana

Con el fin de ubicar los cambios forestales lo antes posible, fueron creados los sistemas de alerta temprana de deforestación. Mediante monitoreo satelital, el 24 de octubre de 2019, se evitó que fueran deforestadas más de 42 hectáreas de bosque nativo en Santa Fe. Este sistema produce imágenes que permiten actuar oportunamente frente a eventos de deforestación.

imagen de deforestación

¿Para qué recuperar y proteger los bosques nativos?

Además de las acciones gubernamentales o de organizaciones ambientales, existen también iniciativas ciudadanas para la protección y recuperación de los bosques nativos. En Villa Guillermina, una de las comunas de la provincia, un grupo de jóvenes instaló el primer vivero forestal de especies nativas. A esto se suman acciones de reforestación por parte de algunos ciudadanos de distintas comunas de Santa Fe.

Para combatir el cambio climático y mantener el incremento en las temperaturas por debajo de los 1,5°C para 2050, es necesario dejar los bosques nativos en pie. Éstos permiten seguir contando con reservorios de CO2. A eso se añade la posibilidad de seguir conservando fuentes de agua, previniendo inundaciones y protegiendo las especies que habitan en ellos.

Aún cuando la cantidad de bosques nativos haya disminuido en la provincia de Santa Fe, es necesario seguir implementando acciones que permitan su protección, conservación y reforestación. De que haya bosques en pie depende la salud y el futuro sostenible de la sociedad.

¿Confundido entre el significado de deforestación y reforestación? Haz click aquí.