Deforestación y reforestación

Este video te explica cuál es la diferencia entre deforestación y reforestación.

Deforestación y reforestación son los términos respectivos para la reducción y recuperación de áreas boscosas. Así que, la principal diferencia entre los dos conceptos es que uno explica las pérdidas, mientras el otro da cuenta de las ganancias en estos espacios naturales.

¿Qué es la deforestación?

La deforestación es la tala intencionada de árboles en áreas boscosas. A lo largo de la historia, los seres humanos han desmontado áreas específicas de bosque. Esto es para la agricultura y la ganadería, obtener madera, y usarla en el desarrollo de combustibles, en construcción y en manufactura. En una escala sustancialmente menor, ciertas áreas de bosque se han desmontado para dar paso a la construcción y a la expansión de ciudades. No obstante, los espacios urbanos ocupan apenas el uno por ciento de la extensión de tierra habitable en el planeta.

¿Cuál es la mayor causa de la deforestación de bosques?

La principal causa de la reducción de áreas de bosque a nivel global es la expansión de la agricultura y la ganadería. En otras palabras, la forma en la que la sociedad de hoy se alimenta provoca la desaparición de los bosques. Sin embargo, la ubicación de los principales focos de deforestación varía en el tiempo. Mientras que 200 años atrás los bosques templados del norte y sur del planeta eran los más afectados, los bosques tropicales son los más vulnerables actualmente.

Así, el área total de bosque primario húmedo disminuyó globalmente en un 6.3 por ciento entre 2002 y 2020. Cada día, se abre paso a más tierra para pasturas y cultivos a costa de los bosques. Al enfocar la mirada en el uso de la tierra habitable es posible observar esta tendencia. Para empezar, solo el 29 por ciento del planeta es tierra, y solo el 71 por ciento de esta área es habitable. Esto es debido a que el resto corresponde a glaciares y tierra estéril, como los desiertos.

Deforestación y reforestación

Hace 200 años, el 50 por ciento del área habitable correspondía a bosques. Pero, en el año 2018, ya se había reducido al 38 por ciento. En contraste, el área destinada a la agricultura y la ganadería aumentó significativamente en el mismo periodo. De hecho, pasó de ocupar el 13 por ciento de la tierra habitable del planeta al 46 por ciento. Desafortunadamente, esto se traduce en la reducción de bosques, pastizales y arbustos silvestres.

¿Qué es la reforestación?

La reforestación puede definirse como el proceso de replantación de árboles en áreas de bosque destruidas o que han sufrido pérdidas. Estas lesiones pueden ser resultado de eventos naturales, como lo son incendios, sequías o plagas. Sin embargo, también pueden ser el saldo de actividades humanas, como la tala, la minería, la expansión agrícola y el desarrollo urbano. Luego, reforestar incluye desde apoyar la regeneración natural en un área degradada hasta plantar semillas de árboles ecológicamente apropiadas después de incendios forestales.

Al sumar y restar deforestación y reforestación a nivel global, el resultado es una pérdida neta de cobertura forestal. Sin embargo, algunos países han registrado incrementos asombrosos recientemente. Efectivamente, China, Australia, India y Chile hacen parte de los países con la mayor ganancia neta de bosques por año. También hacen parte de esta lista Vietnam, Turquía, Estados Unidos y Francia.

Es así como recuperar un ecosistema de bosque es posible, aunque no es una tarea tan sencilla como puede parecer. Para llevarse a cabo exitosamente, la reforestación requiere de estudios ambientales y de un plan de siembra y protección. De no ejecutarse correctamente, los esfuerzos de reforestación pueden tener consecuencias negativas.

Deforestación y reforestación: Mejor prevenir que curar

Si la reforestación ocurre de forma impulsiva, ésta puede resultar contraproducente y perjudicial. Es decir, si no se cuenta con un adecuado plan de implementación, los esfuerzos de reforestación pueden afectar tanto la diversidad de especies, como los cultivos agrícolas.

Uno de los impactos negativos que puede tener la reforestación es el secado y empobrecimiento del suelo por exceso de salinidad. Por otro lado, la elección incorrecta del tipo de árboles y el método a través del cual se plantan pueden tener efectos negativos. Incluso, la introducción de especies invasoras puede terminar en la extinción de otras existentes. Finalmente, la reforestación mal planificada puede conducir a monocultivos que afectan a la flora autóctona de una región. Igualmente, esto puede impactar el hábitat natural de las especies que allí habitan.

fronda de árboles

¿Pueden las plantaciones de árboles revocar el efecto de la deforestación?

A pesar de sus inconvenientes, la reforestación es ciertamente una opción para reverdecer miles de hectáreas de bosque perdidas. Los seres humanos no pueden sobrevivir sin proteger los bosques, la tierra y la naturaleza. Además, los bosques son fundamentales en la lucha contra el cambio climático. La pérdida de cobertura forestal significa más CO2 que deja de absorberse y almacenarse en el suelo y en las plantas de los bosques. Por lo tanto, es clave no solo reducir drásticamente las emisiones de los combustibles fósiles, sino también salvaguardar los bosques y la naturaleza. Entre otros, esto posibilita hacer frente a la emergencia climática.

Mientras que deforestar significa talar árboles deliberadamente, reforestar representa los esfuerzos para recuperar dichas pérdidas. Actualmente, la ecuación entre deforestación y reforestación arroja pérdidas netas de bosque a nivel global. Consecuentemente, el principal impulsor de esta tendencia es el incremento de tierra destinada para agricultura y cultivo de ganado. No obstante, algunos países dejan ver que los esfuerzos por reforestar pueden tener resultados exitosos. Aún así, es importante conservar los bosques actualmente en pie. Por un lado, porque son herramientas fundamentales para la lucha contra el cambio climático. Por el otro, porque hay que considerar las consecuencias negativas de las reforestaciónes que carecen de una planificación adecuada.

Lea sobre las repercusiones de la deforestación en el segundo bosque más grande de Suramérica aquí.