imagen de lago

En el contexto de la tan necesaria transición hacia energías renovables para mitigar el cambio climático, el uso que los países dan a sus recursos energéticos es un tema vital. ¿Está América Latina contribuyendo al cambio hacia un sistema energético con bajas emisiones de carbono?

En este artículo, se presenta un análisis comparativo entre Colombia y Argentina. El objetivo es establecer cuál de los dos países tiene la combinación energética “más limpia”. Además, se abordarán los objetivos de ambos países para reducir sus emisiones de CO2 y su nivel de compromiso con la transición hacia renovables.

¿Cómo entender el uso de los recursos energéticos de un país?

La combinación energética de un país está compuesta por electricidad, transporte y calefacción. Por lo tanto, la combinación de fuentes de energía para atender estas necesidades es lo que define su matriz energética. Sin embargo, es común ver que los términos electricidad y energía se usen sin ninguna distinción, lo que puede llevar a confusiones.

En otras palabras, la generación de electricidad es solo uno de los componentes de la matriz energética de un país. Por lo tanto, para mitigar los efectos del cambio climático y alcanzar los objetivos de cero emisiones netas, no basta solo con generar electricidad a base de renovables. Más bien, se requiere que transporte y calefacción también sean abastecidos con energía limpia.

¿Qué recursos energéticos utiliza Colombia?

En materia de combustibles fósiles, Colombia utiliza petróleo, gas y carbón. Por otro lado, la energía hidráulica es la principal fuente baja en carbono que el país explota. Otras fuentes renovables, como la eólica y la solar, no son todavía significativas en su matriz energética.

Tanto el desarrollo económico como el crecimiento de la población son factores que inciden en la demanda energética de un país. En los últimos 20 años, Colombia pasó de 39,6 a 50,8 millones de habitantes.

Igualmente, mientras que su Producto Interno Bruto (PIB) fue de USD $99,8 billones en el año 2000, éste alcanzó su pico más alto en 2013, con un total de USD $382 billones. Consecuentemente, entre el 2000 y el 2019, la demanda energética de Colombia pasó de 308 teravatios/hora a 535 teravatios/hora.

¿Cuál es la fuente de energía predominante en la matriz energética de Colombia?

imagen de recursos energéticos en una ciudad de noche

Abarcando casi el 80 por ciento, los combustibles fósiles son dominantes en la matriz energética colombiana. En 2019, el petróleo representó el 36,4 por ciento de la energía consumida en el país, mientras que el gas y el carbón constituyeron el 25,1 y el 13,3 por ciento, respectivamente.

El transporte es uno de los sectores con mayor uso de combustibles fósiles en Colombia. En contraste, en materia de electricidad, el país posee una de las matrices de generación más limpias del mundo.

De los 17.312 megavatios de capacidad instalada a 2018, el 68,4 por ciento correspondió a energía hidráulica. Por su parte, los combustibles fósiles representaron casi el 30 por ciento de la capacidad eléctrica y otras fuentes de energía renovable un uno por ciento, aproximadamente.

¿Qué recursos energéticos utiliza Argentina?

Argentina hace un aprovechamiento mayor de diferentes fuentes de energía que Colombia. Además de los combustibles fósiles – gas, petróleo y carbón – el país también explota diversas fuentes bajas en carbono. Por lo tanto, en Argentina se produce energía hidráulica, eólica, solar, nuclear y a base de biocombustibles.

En el año 2000, el PIB argentino fue de USD $284,2 billones y llegó a su pico más alto en años recientes en 2017, alcanzando los USD $643,6 billones. Luego, en materia económica, Argentina tiene mucho más dinamismo que Colombia.

Sin embargo, Colombia tiene una mayor cantidad poblacional. En los últimos 20 años, Argentina pasó de 36,8 a 45,3 millones de habitantes. En este mismo período, el consumo energético del país pasó de 686 teravatios/hora a 962 teravatios/hora. Esto representa un consumo mayor de energía – casi el doble – que Colombia.

¿Cuál es la fuente de energía predominante en la matriz energética de Argentina?

imagen sobre los recursos energéticos

Al igual que en Colombia, en Argentina también dominan los combustibles fósiles. En 2019, el 49,3 por ciento de la energía del país provino del gas, el 34,2 por ciento del petróleo y el 0,6 por ciento del carbón. Esto es más del 80 por ciento de la demanda energética atendida con fuentes fósiles.

Por consiguiente, las fuentes de energía con baja huella de carbono contribuyen en menor magnitud. En 2019, la energía hidráulica representó el 9,5 por ciento del consumo, mientras que la energía nuclear representó el 2,1 por ciento. Por otro lado, el 1,9 por ciento provino de biocombustibles, el 1,2 por ciento de fuentes eólicas y el 0,2 por ciento de fuentes solares.

En Argentina, el petróleo es el principal combustible utilizado en el sector del transporte. A diferencia de Colombia, la matriz de generación eléctrica argentina también está mayormente constituida por fósiles, principalmente gas. Éste se utiliza ampliamente para atender la demanda eléctrica, tanto del sector industrial como del residencial.

¿Cuál país tiene la mejor matriz con respecto al uso de sus recursos energéticos?

Ambos países tienen un índice de población similar. Esto significa que la gran diferencia existente en demanda energética está enmarcada, principalmente, en el desarrollo económico de cada uno. Aún así, lo más imparcial es comparar el consumo de energía per cápita – por persona – de ambas naciones.

Per cápita, el consumo de energía de combustibles fósiles en Colombia fue de 7.965 megavatios/hora en 2019. Por su parte, el consumo per cápita en Argentina fue de 18.101 megavatios/hora en el mismo año. Esto es más del doble del consumo de combustibles fósiles por persona e, incluso, por encima del promedio mundial, que se ubicó en 17.730 megavatios/hora.

No obstante, ambos países se encuentran por encima del promedio mundial en materia de consumo energético de fuentes con baja huella de carbono. El 15,68 por ciento de la energía primaria mundial provino de este tipo de fuentes en 2019. En Argentina, la cifra fue del 15,73  por ciento y en Colombia fue del 24,9 por ciento. En conclusión, actualmente, Colombia posee una matriz energética más limpia que Argentina.

¿Qué no funciona bien con el gas natural en Argentina?

imagen de ciudad

Argentina ha centrado su estrategia energética en la explotación de sus abundantes reservas de gas, haciendo fracking en la formación Vaca Muerta. Esto, en primer lugar, amenaza la expansión de la energía renovable en el sector eléctrico argentino. En segundo lugar, tal dependencia deja al consumidor final sin alternativas que difieren de las fuentes intensivas en carbono, lo que resulta en un incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Finalmente, los incentivos financieros del Gobierno a las compañías petroleras para explotar gas no parecen ser suficientes. Como consecuencia, las importaciones desde Bolivia aumentarían un 20 por ciento en el presente año, a precios que se han triplicado con respecto al año anterior. Así, se proyecta que el déficit energético para Argentina en 2021 será de USD $1.000 millones. Sin embargo, análisis más pesimistas establecen que la cifra podría ser mayor.

Pero, el Gobierno argentino presentó nuevas metas energéticas en diciembre de 2020. Dichos objetivos establecen la meta absoluta de limitar las emisiones a 313 MtCO2e (sin incluir uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura) para 2030. A raíz de esto, la calificación de Climate Action Tracker del país pasó de “críticamente insuficiente” a “insuficiente”.

¿Qué aspectos tiene que repensar Colombia en materia de recursos energéticos?

Colombia tiene una mejor posición que Argentina en la decarbonización del sector eléctrico. Pero éste es solo uno de los pilares en el uso de los recursos energéticos. El país se ha comprometido con un límite absoluto de emisiones de 169 MtCO2e. El equivalente a una reducción del 51 por ciento en las emisiones para 2030, en comparación con el escenario actual.

De esta manera, el país ha definido metas tempranas de generación con renovables para 2022, y espera tener al menos 600.000 vehículos eléctricos en uso para 2030. Sin embargo, no se han establecido objetivos explícitos para reducir la producción y utilización de combustibles fósiles. De igual manera, tampoco se han definido fechas para la eliminación gradual del carbón – Colombia es el quinto exportador de este combustible  – ni ninguna fecha para poner fin a la venta de vehículos de combustibles fósiles.

imagen sobre combustible fósil en latino America

En suma, considerando que la producción de energía es el principal impulsor del cambio climático, ambos países requieren un mayor compromiso con el medio ambiente. Tanto Colombia como Argentina tienen ambiciosas metas por trazarse para llegar a emisiones netas cero.