// // //

Queda poco tiempo para salvar al pecarí del Chaco (Video)

Este video te informa sobre el pecarí del Chaco y por qué queda poco tiempo para salvarlo. El pecarí del […]

Este video te informa sobre el pecarí del Chaco y por qué queda poco tiempo para salvarlo.

El pecarí del Chaco, también conocido como quimilero, es una especie en alto riesgo de extinción actualmente. Los bosques secos del Gran Chaco están entre los más deforestados del planeta, y el pecarí es endémico de esta región. Si el ritmo de las tasas actuales de deforestación se mantiene, el hábitat del pecarí, por fuera de las áreas protegidas, habrá desaparecido antes del 2051. En otras palabras, quedan menos de seis generaciones de la especie para salvar al pecarí del Chaco.

Así lo evidenció la investigación “Less than six generations to save the chacoan peccary”, publicada a inicios del 2022. Entre otros, este estudio se propuso expandir el conocimiento que tenemos del pecarí como especie para implementar acciones eficientes de conservación.

¿Cuáles son las características del pecarí del Chaco?

El pecarí del Chaco es una especie adaptada a las condiciones áridas y semi áridas del Chaco seco. Este mamífero tiene una dieta omnívora, y puede sobrevivir largos periodos sin agua. En materia reproductiva, el pecarí entra en celo una vez al año, con un tamaño de camada promedio de 1,7. En su hábitat natural, la especie tiene una esperanza de vida de 5,26 años.

Aunque la caza también ejerce presión sobre el pecarí, la pérdida de hábitat es actualmente su principal amenaza. Los pecarís no habitan áreas con alto desarrollo agrícola y, en cambio, se concentran en zonas con abundante vegetación leñosa. Desafortunadamente, el Gran Chaco tiene una de las tasas de deforestación más altas del mundo, impulsada por el cultivo de soja y la ganadería a gran escala.

Pecarí del Chaco

¿Es posible continuar con el aprovechamiento de los bosques sin afectar al pecarí del Chaco?

Una conclusión importante de esta investigación es que el aprovechamiento humano del bosque no necesariamente conduce a la desaparición del pecarí. Es decir, este mamífero habita en bosques primarios, pero también puede encontrarse en bosques que han sido intervenidos, aunque no transformados completamente en áreas de agricultura industrial. De esta manera, las áreas forestales bien manejadas o explotadas de forma sostenible pueden ser favorables para la conservación de la especie.

Por lo tanto, todas las iniciativas enfocadas a la conservación de bosques primarios en el Chaco deben continuar e incrementarse. Además, es esencial que éstas se combinen con la restauración de áreas degradadas y deforestadas. Adicionalmente, esta investigación reafirma la tarea clave de trabajar con las comunidades locales y los productores agrícolas para promover el uso sostenible del bosque chaqueño. Esto no solo contribuye a la conservación del pecarí y la supervivencia de su especie, sino también a la de toda la fauna amenazada por la transformación del área forestal.

Sobre esta investigación…

Este estudio es un nuevo referente para sostener que la mayoría de las especies de vida silvestre en el mundo están desapareciendo como consecuencia de actividades humanas. El principal impulsor de esta disminución es la pérdida de hábitat, que ocurre predominantemente a causa de la expansión industrial-agrícola y urbana.

El Chaco seco es una de las regiones del mundo con la tasa más alta de pérdida de ecosistemas naturales a causa de las actividades humanas. En particular, al pecarí del Chaco no le queda mucho tiempo si las dinámicas de deforestación continúan al ritmo actual. Conservar esta especie significa actuar ya.