// // //

¿Qué repercusiones económicas tienen los incendios forestales en Argentina? (Video)

Vea este vídeo para saber cómo los incendios forestales en Argentina están afectando al país y en particular a su economía. Al […]

Vea este vídeo para saber cómo los incendios forestales en Argentina están afectando al país y en particular a su economía.

Al menos nueve de las 23 provincias de Argentina presenciaron incendios forestales durante el primer mes del 2022. En este país, los incendios son tan severos que una de las nueve provincias afectadas acumuló más de un mes sin lograr controlar las llamas. El saldo de estos eventos incluye un cúmulo significativo de daños, que afecta tanto a la cubierta forestal y la biodiversidad como a la población y la economía.

¿Cómo inicia un incendio forestal?

Para que ocurra un incendio forestal, se necesitan tres factores: combustible, temperaturas altas y secas, y un detonante o llama. Este trío es conocido como el triángulo del fuego. Así, los períodos calurosos y secos del año tienden a propiciar los incendios forestales más severos. Por ejemplo, en Argentina, el pico de estos eventos comienza a mediados de julio, y se extiende a lo largo de 19 semanas. No obstante, el foco de incendios varía entre provincias, de acuerdo con su ubicación. Para La Rioja, Mendoza, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, entre otras, el riesgo comienza en mayo y se extiende hasta noviembre.

De esta manera, el incremento en las temperaturas, debido al cambio climático, representa un factor agravante de los incendios forestales. De hecho, los incendios de enero del 2022 en Chubut arrasaron con entre 80 mil y 90 mil hectáreas al sur de la provincia. En palabras del director de Defensa Civil, José Mazzei, este incendio se caracterizó por tener “un comportamiento extremo desde el inicio”.

¿Qué efecto económico tienen los incendios forestales en provincias con extensa cubierta forestal, como Salta, Santiago del Estero y La Rioja?

Cuantificar las pérdidas económicas a raíz de un incendio forestal puede ser una tarea complicada. Esto es considerando que el impacto se da desde diferentes aristas. Verbigracia, afectaciones a la biodiversidad y a servicios ecosistémicos, así como impactos ecológicos pueden tener repercusiones económicas difíciles de rastrear. Entre otros, los bosques son reguladores del clima, protegen las cuencas hídricas y conservan el suelo fértil.

Sin embargo, para algunos sectores, las cifras de pérdida por incendios forestales son más nítidas. Por cada 1.000 hectáreas de bosques implantados quemados, se pierden ARS $3.500 millones. Esto es según la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA). Las llamas también impactan la conexión entre diferentes regiones. De hecho, a causa del alto volumen de humo, causado por los incendios de enero de 2022, las autoridades cerraron parte de la Ruta Nacional 40 – la autopista más larga de Argentina – que conecta el norte con el sur del país.

Incendios forestales en América Latina

Por otro lado, la conservación de los bosques es clave, teniendo en cuenta que Argentina tiene más de 42 mil hectáreas destinadas a la producción. Esto es según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Consecuentemente, aproximadamente el dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) proviene de la industria forestal. Además, los bosques en Argentina son esenciales para la producción agrícola sostenible. Incluso, estos son fundamentales para la subsistencia de la población y el sostenimiento de economías regionales basadas en productos forestales madereros y no madereros.

¿Se pueden evitar los incendios?

De febrero de 2019 a febrero de 2022, Argentina registró más de 315 mil alertas de incendio. El 95 por ciento de los incendios forestales en Argentina se produce por actividades humanas, según cifras del Gobierno. Las causas son diversas, e incluyen desde el uso de fuego para la preparación de tierras para pastoreo hasta las colillas de cigarrillo mal apagadas. En otras palabras, solo un cinco por ciento de los incendios forestales se da por causas naturales. Por consiguiente, evitar pérdidas significativas de bosque a causa de las llamas es ciertamente posible.

Adicionalmente, evitar incendios forestales en Argentina es estratégico, teniendo en cuenta el rol que los bosques cumplen en materia de cambio climático. Por un lado, la deforestación de bosques – que tiene entre sus causas a los incendios – contribuye a más emisiones de CO2 a la atmósfera. Efectivamente, en 2020, Argentina perdió 187 mil hectáreas de bosque natural, equivalentes a 46,8 millones de toneladas de CO2 emitidas.

Por otro lado, a pesar de que los bosques muestran resiliencia después de los incendios y continúan absorbiendo carbono a medida que se recuperan, este no es siempre el caso. De hecho, estudios científicos demuestran que casi la mitad de los bosques quemados en América Latina no sobreviven. Incluso, Argentina ocupó el segundo lugar, después de Chile, en transformación de bosques secos, como los del Gran Chaco, en áreas para cultivo, después de incendios.

Incendios forestales en América Latina

Jefe de Bomberos: “El cambio climático dificulta controlar los incendios forestales”

El segundo jefe de los Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn, Chubut, Ricardo Saavedra, señaló que la intensidad de los incendios forestales se ha agravado. “Los incendios son cada vez más complejos y agresivos, debido al cambio climático y al viento”, expresó Saavedra, con 30 años de labor con los bomberos. Así mismo, en La Patagonia, incendios originados en diciembre de 2021 fueron calificados como “de los más graves presenciados en la región”. Esto es en palabras de Lorena Ojeda, directora de operaciones del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF).

Los bosques forman parte de los pilares estratégicos en la lucha contra el cambio climático. Su quema tiene impactos en la economía argentina tanto a nivel nacional como regional. Por lo tanto, velar por su protección es crucial para el país. Con mayor razón, si se considera que la nación se ubica en una de las regiones más vulnerables a los efectos del aumento en la temperatura global. Prevenir la pérdida de bosques a causa de incendios forestales no solo reduce el impacto en la frágil y volátil economía del país, sino también aporta al futuro de Argentina y sus ciudadanos.

Lea también 5 cosas para salvar la economía Argentina, aquí.