// // //

El aceite de palma: Deforestación indiscriminada

La demanda mundial de aceites vegetales ha incrementado de forma acelerada durante los últimos 50 años. La palma, el cultivo […]

La demanda mundial de aceites vegetales ha incrementado de forma acelerada durante los últimos 50 años. La palma, el cultivo oleaginoso más productivo de todos, ha absorbido gran parte de esta producción. Así, mientras en 1970 se produjo un total de dos millones de toneladas, en 2018, la producción de aceite de palma fue de 71 millones de toneladas.

Esta demanda es atendida por diferentes países. No obstante, Indonesia y Malasia son los países donde se dan los niveles de producción más intensivos. Así que, del total de aceite de palma producido en 2018, 40,57 millones de toneladas provinieron de Indonesia y 19,52 millones de Malasia. De esta manera, el sudeste asiático es hoy el foco de la expansión de la producción de aceite de palma en el mundo.

gráfico sobre La demanda mundial de aceites vegetales

¿Hay plantaciones de aceite de palma en América Latina?

Aunque no con la misma intensidad, América Latina también produce aceite de palma. De hecho, con 1,63 millones de toneladas, Colombia fue el cuarto país en la lista de los mayores productores globales de este aceite vegetal en 2018. Naturalmente, Indonesia y Malasia fueron los principales productores en dicho año, y Tailandia ocupó el tercer lugar con 2,78 millones de toneladas.

Pero, Colombia no es el único país con plantaciones de aceite de palma en América Latina. Guatemala, Honduras y Ecuador también tuvieron producciones superiores a las 500 mil toneladas en 2018. En el mismo año, Brasil, Costa Rica, Perú y México también contribuyeron a la producción de aceite de palma, aunque en un umbral menor a las 500 mil toneladas. Finalmente, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Paraguay y Surinam tuvieron una producción menor a las 100 mil toneladas.

Es así, como las plantaciones de aceite de palma en América Latina se dan en mayor y menor escala, dependiendo del país. Sin embargo, es un hecho que en el transcurso de las últimas décadas, la producción de este aceite vegetal viene incrementando significativamente en la región.

palma que produce Aceite de palma deforestación

¿Cuál es el problema con el aceite de palma?

Incrementar la producción de un cultivo específico solo se logra de dos maneras. La primera es aumentar los rendimientos o, en palabras sencillas, cultivar más en un área determinada. La segunda opción es expandir dicha área para contar con más cantidad de tierra cultivable.

Si la demanda de un producto concreto, como el aceite de palma, aumenta, los países productores tienen que acudir a estas dos opciones para atenderla. Es decir, los cultivos tienen que optimizarse para tener mejores rendimientos. Si no es posible atender la demanda con el rendimiento de un cultivo, se hace necesario entonces expandir la frontera agrícola, destinando más tierra para este propósito. A pesar de que los rendimientos del cultivo de palma han aumentado, este incremento se ha dado muy por debajo del aumento de la demanda. Como resultado, la cantidad de tierra dedicada a su cultivo ha crecido significativamente a nivel global.

gráfico sobre Áreas para cultivo de palma

Por ejemplo, el total del área para cultivo de palma a nivel mundial era de 6,12 millones de hectáreas en 1990. Sin embargo, esta cifra aumentó a 18,92 millones de hectáreas en 2018. En Indonesia, este uso de la tierra pasó de poco más de 673 mil hectáreas a 6,78 millones de hectáreas en el mismo período. En Malasia, el cambio fue de 1,75 millones de hectáreas a 5,24 millones de hectáreas. Finalmente, Colombia pasó de más de 89 mil hectáreas a más de 288 mil hectáreas. El problema con este nivel de expansión es que gran parte de la tierra que se utiliza para cultivar aceite de palma se ha conseguido a costa de sacrificar áreas de bosque natural.

Aceite de palma deforestación

¿Cómo están vinculados la deforestación del planeta y el aceite de palma?

Para incrementar el número de plantaciones y por consiguiente la producción de aceite de palma, vastas franjas de bosque se han deforestado. En Indonesia, el cultivo de palma fue responsable por el 23 por ciento de la deforestación durante el período 2001 – 2016. Esto convirtió a las plantaciones de palma en la principal causa de pérdida de bosque en el país.

Otro exponente de esta relación de causalidad es que en el sudeste asiático, el 45 por ciento de las plantaciones de palma provienen de áreas que correspondían a bosques en 1989. Esto es según un estudio global de deforestación a causa del cultivo de palma. En particular, la cifra para Indonesia fue del 54 por ciento, y para Malasia fue del 40 por ciento.

Una de las razones para analizar la pérdida permanente de bosque de esta manera es que la tala no siempre ocurre directamente a causa de la palma. Efectivamente, algunas plantaciones reemplazan de forma inmediata a los bosques. Sin embargo, otras reemplazan rápidamente bosques que fueron talados con otros fines iniciales, como son la producción de madera, papel y pulpa. De una forma o de otra, la agricultura comercial intensiva, como el cultivo de la palma, es una actividad que resulta en deforestación permanente, con bosques que no se recuperan.

gráfico sobre Pérdida de bosque

¿Qué tipo de bosque es destruido para las plantaciones de palma aceitera?

Anualmente, el mundo pierde alrededor de cinco millones de hectáreas de bosque, y el 95 por ciento de esta pérdida tiene lugar en regiones tropicales. Al mismo tiempo, solo dos países – Brasil e Indonesia – representan casi la mitad de la deforestación tropical del mundo. Así, el bosque tropical es el más vulnerable a la deforestación actualmente, y esto incluye el desmonte para cultivar palma aceitera, especialmente en el sudeste asiático.

La pérdida de bosque tiene múltiples consecuencias. Entre ellas, está el hecho de que los bosques son herramientas esenciales para la lucha contra el cambio climático. Los bosques absorben y almacenan carbono, que es un proceso vital para disminuir las concentraciones de CO2 en la atmósfera, causantes del incremento en la temperatura del planeta. Luego, la deforestación indiscriminada para la producción intensiva de aceite de palma, por un lado, está afectando que este proceso de absorción continúe. Por el otro, contribuye a que el carbono almacenado en el bosque se libere, generando más emisiones.

Bosque tropical

En conclusión, la demanda y la producción mundial de aceite de palma han aumentado rápidamente en las últimas décadas. Las plantaciones, que se concentran principalmente en el sudeste asiático, se están extendiendo a otras regiones, como América Latina. Teniendo en cuenta que los rendimientos de los cultivos no han crecido a la par con la demanda, la expansión del área cultivada ha sido la opción para aumentar la producción. Esto ha resultado en la deforestación indiscriminada de bosque tropical, que es clave proteger para, entre otros, mitigar los efectos del cambio climático. El futuro del planeta depende de que los árboles permanezcan en pie.

gráfico sobre La lucha contra el cambio climático